Sanacion con Cristales

sanacion-con-cristalesterapia-con-cristales
facebooklinkedin
cristales-sanadores
okhenita
el-centro-okhenita
la-okenita
quienes-somos
marta-corral
curriculum
okhenita-blog
terapia-con-cristales
armonizacion-y-sanacion
osho-crystal-therapy
energizacion-de-casas
elixires-de-cristales
embarazadas
talismanes
osho
quien-es-osho
counseling
meditacion
respiracion-conciente
osho-zen-tarot
obsidiana
geometrias-sagradas
talleres
reiki
reiki-usui-tibetano
reiki-con-cristales
cursos-presenciales
cursos-on-line
fechas-de-cursos
actividades
actividades-con-cristales
actividades-osho
actividades-reiki
actividades-on-line
activ-interior
linea-relax-con-cristales
armonizadores-con-cristales
linea-spa-con-cristales
otros-productos-con-cristales
exposiciones
shop
programa-radio
videos
articulos
galeria-de-fotos
links

OSHO: Acerca de la Tensión y la Respiración

Volver a Artículos

“La relajación total es lo más elevado. Ese es el momento en que uno se convierte en Buda. Ese es el momento de realización, de iluminación, de consciencia crística.  En este momento tú no puedes estar relajado. En el núcleo más profundo persistirá una tensión.osho

Pero relájate. Empieza desde la superficie; ahí es donde estamos, y sólo podemos empezar desde donde estamos. Relaja la superficie de tu ser: relaja tu cuerpo, relaja tu comportamiento, relaja tus actos. Ralentiza todos tus procesos; no tengas prisa, no te apresures. Muévete como si toda la eternidad estuviera a tu disposición, de hecho lo está. Estamos aquí desde el principio y vamos a estar aquí hasta el mismísimo fin… si hay un principio y un fin. De hecho, no hay principio ni fin; siempre hemos estado aquí y siempre estaremos. Las formas van cambiando, pero la sustancia no; los ropajes van cambiando, pero el alma no.

La tensión significa prisa, miedo, duda. Significa también un constante esfuerzo para protegerte, para estar seguro, para estar a salvo. La tensión significa prepararse ahora para el mañana, o para la post-vida, por miedo a que mañana no seas capaz de afrontar la realidad; así que prepárate. La tensión es el pasado que no has vivido realmente sino tan sólo pasado de largo; queda pendiente, es como una resaca que te rodea.”

“Tienes que relajarte desde la superficie. El primer paso es relajar el cuerpo.  Recuerda tantas veces como te sea posible observar el cuerpo; si tienes alguna tensión en alguna parte del cuerpo: en el cuello, en la cabeza, en las piernas. Relájalo conscientemente. Simplemente dirígete a esa parte del cuerpo y persuádela, dile cariñosamente: “Relájate”.
Y te sorprenderá que si te diriges a cualquier parte de tu cuerpo, ¡te escucha, te sigue; es tu cuerpo! Cierra los ojos, entra en el cuerpo desde los dedos de los pies a la cabeza buscando algún lugar donde haya una tensión. Y luego habla a esa parte como se le habla a un amigo; deja que haya un diálogo entre tú y ut cuerpo. Dile que se relaje, y dile “No hay nada que temer. No tengas miedo. Yo estoy aquí para cuidarte; puedes relajarte”.  Entonces el cuerpo se relaja.

Luego un paso un poco más profundo; dile a la mente que se relaje. Y si el cuerpo ha escuchado, la mente también escuchará; pero no puedes empezar por la mente, tienes que empezar desde el principio. No puedes empezar desde el medio. Mucha gente empieza por la mente y fracasa; fracasa porque empieza desde un lugar erróneo. Todas las cosas deben hacerse en el orden correcto.

Si llegas a ser capaz de relajar el cuerpo voluntariamente, podrás ayudar a tu mente a relajarse voluntariamente. La mente es un fenómeno más complejo Cuando tengas la seguridad que el cuerpo escucha, tendrás una nueva confianza en ti mismo; entonces hasta la mente puede escucharte. Te llevará un poco más de tiempo con la mente, pero sucederá.
Una vez que la mente está relajada. Empieza a relajar tu corazón, el mundo de tus sentimientos, de tus emociones; el cual es aún más complejo, más sutil. Pero ahora te moverás con confianza, con una gran confianza en ti mismo; ahora sabrás que es posible. Si ha sido posible con el cuerpo y con la mente, también lo será con el corazón.
Y sólo cuando hayas atravesado estos tres pasos podrás dar el cuarto. Entonces podrás ir al núcleo más interno de tu ser, el cual está más allá de tu cuerpo, de la mente, del corazón; al mismísimo centro de tu existencia. Y también podrás relajarlo.
Y esta relajación realmente traer la mayor felicidad posible, lo máximo en éxtasis: aceptación. Estarás lleno de felicidad y regocijo. Tu vida tendrá la cualidad de la danza.
Toda la existencia, excepto el hombre, danza. Toda la existencia se mueve relajadamente; hay movimiento, es cierto, pero es completamente relajado. Los árboles crecen, los pájaros cantan, los ríos fluyen y las estrellas se van moviendo; todo se mueve de una manera muy relajada. Sin prisa. Sin precipitación, sin preocupación. Excepto el hombre: el hombre ha caído víctima de su mente.”

“Comienza desde el cuerpo, y luego poco a poco ve profundizando más. Y no empieces con nada más hasta que no hayas resuelto lo primario.  Si tu cuerpo está tenso, no empieces con la mente, espera. Trabaja con el cuerpo.
Y las pequeñas cosas son de una ayuda inmensa. Caminas a cierto paso, que se ha vuelto habitual, automático. Ahora trata de caminar más despacio. Prueba a caminar lentamente y te sorprenderás; surge en tu cuerpo una nueva cualidad de consciencia.
Primero el cuerpo tiene que estar completamente relajado, como un niño pequeño, solo entonces empieza con la mente. Muévete científicamente: primero lo más simple luego lo más complejo. Y sólo entonces podrás relajarte en el núcleo fundamental.”

Del libro “Los Misterios de la Vida”

Clr. Marta Corral
Cristaloterapeuta y OSHO Counselor

Comparte este artículo:

facebook
linkedin
twitter

Subir

Volver a Artículos


 
     

Copyright © 2004 - 2013 Todos los derechos reservados